Friday, March 20, 2009

Playa de Caracoles

Entonces,
nuestros pequeños cuerpos
golpeados por las olas
que iban y venían
como niñas saltarinas
nos hacían vivir
y disfrutar el momento.

Dorados y ardientes
con nuestras espaldas al sol,
construíamos castillos de ilusiones,
acompañados con la música del viento.

Abríamos la boca
para probar la sal,
la sal que como talco duro,
al secarse cubría nuestros cuerpos.

Entonces éramos libres y no conocíamos el miedo.
Eramos pequeños dioses eternos.

Nuestra madre en su mundo,
nos miraba de lejos y nos dejaba libres,
como chiringas al viento.

En la arena caliente dibujábamos lentos,
en el inmenso lienzo.

Tras las primaveras ,veranos e inviernos
con nudos de sal,
tejimos los sueños.

Pasaron los años,
los pequeños dioses bordaron sus sueños.

Vi de nuevo niños,
con los pies pequeños,
cubiertos de arena,
de espaldas doradas,
mirando hacia el sol.

Ya no somos cinco,
no éramos eternos.
Los pequeños dioses,
dorados al sol.

Pero en mis memorias,
jugando con olas,
saltamos los cinco
de espaldas al sol.

3 comments:

  1. Que bonito. Me gusta la playa, y la tuya es una delicia :)

    ReplyDelete
  2. La memoria es un país maravilloso. Creo que yo también jugué en esa playa con mis hermanos en ese bello país.

    ReplyDelete
  3. SIENTO NOSTALGIA DE ESAS PLAYAS Y ESA INFANCIA,SIENTO ESE SOL DORADO QUE TU EVOCAS Y LA BRISA...UN POQUITO MAS FRÍA PORQUE ERA OTRO MAR. mE GUSTÓ MUCHO OLGUI. SUSANA

    ReplyDelete