Friday, June 19, 2009

Recuerdos de un alma herida

Lo que más me gusta hacer en casa es sentarme a escribir de ti; exponer mi alma herida en la que guardo con celo los recuerdos de mi infancia. Se ha convertido en una deliciosa manía decir lo que fue y no fue, pensar en lo que será.

No quiero olvidar cuando paseaba mi nariz por tu cuerpo para deleitarme de tu perfume de hombre que se mezclaba con tus sudores. Era el mejor olor del mundo. Pecaba de gula y lujuria en tus brazos envuelta en tu olor a macho. Me comía tus mentiras, me embriagaba con tus jugos. Pecaba cada vez que me llamabas y acudía ante la frase “Te necesito”.

Nada interfería con mi habilidad de llevar acabo mis deberes de la casa, del trabajo, de la vida. No tenía problemas financieros, sólo estaba herida porque te deseaba con cuerpo y alma, pero no era mi alma lo que tú querías.

1 comment:

  1. En esta nuestra vida, solo si quieren a nuestro alma, merece la pena escucharle decir "te quiero", solo cd ame nuestro alma, merecerá la pena romper el maravilloso silencio entre nuestros cuerpos xa hacer palabra ese sentir.

    Un abrazozz

    ReplyDelete