Thursday, July 9, 2009

Renuncia

Me envolví en las sedas
que produjo la oruga.
Me quedé dormida en
el capullo silente.
Vagué por el cosmos
tocando los astros,
recibiendo influjos
de aromas y azules,
escuchando cánticos
orquestales y extraños.
Un día desperté asombrada.
Me vi entre tus brazos
atrapada, anhelando
desplegar mis alas
echar a volar liberada.
Sentí algo húmedo
mojar mis quebrantos.
Observé tus ojos
cargados de lluvia.
Plegando las alas
olvidé mis sueños
renuncié a volar
y sequé tu llanto.


6 comments:

  1. Me gustó mcucho, pero me pregunto si por esas lágrimas valdrá la pena renunciar a volar... :-))

    ReplyDelete
  2. Claro que no, Margret, pero eso ella lo sabrá luego... Zulma

    ReplyDelete
  3. Querida amiga Margret en mi blog tienes un regalo para ti, lleva ciertas reglas pero son amenas.

    Precioso poema, no renunciéis a "volar".

    Un beso enorme.

    ReplyDelete
  4. Un gran abrazo y escribe, escribe, escribe porque las palabras salvan

    ReplyDelete
  5. Uf....

    Me encanta la expresion aki de amor y pasion que haces.

    Bezzz

    ReplyDelete
  6. Uf....

    Me encanta la expresion aki de amor y pasion que haces.

    Bezzz

    ReplyDelete