Sunday, April 19, 2009

Secreto

Hoy termino con tu acoso. ¿Sabes? Desde niña te voy llevando a cuestas. Pasaste junto a mí la adolescencia. Llegamos juntas a la adultez. Me heriste, una y otra vez. Me cegaste muchas otras. Me golpeaste con saña, hasta aturdirme y quebrarme como a una muñeca rota. ¡Ah, pero hubo ocasiones en las que te enterré por años! Logré echarte a un lado, quitarte del camino. Fue entonces cuando mis alas se abrieron y elevé el vuelo. Pero caí de lo alto, porque mis alas se quemaron en el intento. Volvías a tocar a la puerta. Y yo, a abrirla. Es que en lugar de cubrirte con tierra, sólo había puesto un velo de seda sobre ti. Entonces lo rasgabas para salir y volver a esconderte en la oscuridad de mis pensamientos, allí desde donde esperabas el momento oportuno para atacar de nuevo. Cada vez que sentía que emergías, te hundía en el abismo. Pero regresabas, sólo para volver a acecharme. ¿Cuántas veces? ¡Incontables! Y hoy resurges por enésima vez. Me atormentas, me estremeces con tu crueldad, pero sobre todo con tu indiferencia, esa con la que el victimario dice que no recuerda…No obstante, eres real y hoy, hoy me libraré de ti por siempre, porque he descubierto cómo hacerlo. Encontré la forma de darte una muerte certera. Es que la única forma de matarte, es gritar a voces ese amargo recuerdo.

2 comments:

  1. Celebro tu grito de guerra que se convierte en grito de victoria. !Grita! !Grita fuerte vencedora!

    Ivan Maldonado

    ReplyDelete
  2. ¡Es lo mejor que hay, lavar la ropa sucia y secarla al sol y al aire!

    ReplyDelete